hd1p #107 Socios o no socios

Vamos a ver el tema de este lunes

Os copio debajo el mensaje del lector:

«Me refiero al tema asociarse, montar una empresa con…uno o varios socios…lo que implica, vamos, que es como un segundo matrimonio…”

Pregunta compleja. Y sobre la que seguro que hay opiniones diferentes, en base a las experiencias de cada uno.

Te comparto mi perspectiva sobre el tema. Con algunos puntos sobre los que me parece bueno reflexionar

1. Por tipo de proyecto

Si uno monta una start-up, lo normal es que piense en hacer crecer el proyecto todo lo posible. Por el camino pasar por «n» rondas de inversión. Diluirse «n» veces. Y si todo ha ido bien, vender la empresa a un tercero o hacer una salida a bolsa (IPO).

Si hablamos de este camino, es posible que viajar con 1-2 socios no sea tan mala idea. Permite tener 2-3 personas en el proyecto empujando con toda la energía posible y puede estar bien visto por los inversores, siempre que el equipo que se monta sea fuerte en cada frente.

Hablando de empresas “normales”, creo que la clave está en las necesidades de inversión que se requieren.

Si tienes en mente montar una fábrica (por ejemplo), pues o bien tienes una cuenta del banco del banco con muchos ceros, o vas a necesitar de socios inversores (como mínimo).

Para algo así deberás tener suficiente credibilidad para desarrollar el proyecto que te planteas y buenas relaciones establecidas con los socios inversores. ¿Más socios? Es probable que en un contexto como éste no tengas la mayoría del accionariado, por lo que la situación se puede parecer al caso de la start-up.  

Para empresas con baja necesidad de inversión inicial (e.g., servicios), la historia es un poco diferente. Especialmente si lo que tienes en mente es crear la empresa «para el resto de tu vida». De ser así, es posible que navegar solo, aunque esto suponga mayores dificultades los primeros años, puede que se pague en el largo plazo.

2. Razones malas para buscar socios

Una razón mala para buscar un socio es que no te atrevas a ir solo. Una razón mala y muy común. 

Y es que si emprender ya supone un reto significativo, hacerlo solo puede dar demasiado vértigo. Aunque como veíamos en el punto anterior…es posible que estés cambiando la tranquilidad de hoy por las complejidades del mañana.

Una segunda mala razón para buscar un socio es que no tengas dinero (para pagar un salario, no me estoy refiriendo al caso de la fábrica). 

Si ésta es la razón te va a salir a cuenta ahorrar un poco más o pedir prestado cierto dinero para pagar un sueldo a un tercero. Piensa en si merece la pena ese ahorro inicial comparado con los retos añadidos de las próximas décadas.

La tercera razón mala es que “necesito alguien que me complemente”. Y digo que es mala porque en realidad es igual que la segunda. 

Lo que estás diciendo es que no tienes el dinero (o no te lo quieres gastar) en alguien suficientemente bueno para complementar el área que tú no dominas. Es cierto que en teoría un socio va a “darlo todo” por la empresa  y desde luego que eso  tiene su valor; pero volviendo al análisis pros-contras…creo que en el largo plazo no te va a salir a cuenta.

Nota: todo lo anterior es compatible con “yo lo hice y me salió bien”. 😁

3. Cuándo sí asociarte

Creo que la mejor situación para tener un socio es cuando te apetece tenerlo. Cuando te apetece y no lo necesitas. Y cuando ya tienes suficiente experiencia en el mundo empresarial (quizá lo de experiencia va ligado también a una estabilidad financiera).

Suena muy fácil.

Al final cuando uno emprende por primera vez lo normal es que vaya bastante perdido. Y de ahí que cometa todo tipo de errores (incluidos errores «de socios»).

Ahora bien, cuando ya llevas un tiempo gestionando tu empresas (s), te puede apetecer montar un proyecto con alguien. Con quien has encajado muy bien. Y donde (también) os complementáis.

Y en un contexto donde la experiencia de ambos hace que se establezcan muy bien los pilares de partida. Y si encima el proyecto es un “plus” para ambos, pero de este proyecto no depende las estabilidad financiera de ninguno, pues más “fácil” aún.

Lo podemos llamar “asociarse como hobby”.

¿Qué opinas sobre estos dos puntos? (seguro que hay historias muy interesantes).

4. Dónde encontrar un socio

Ya está medio respondida, pero por si acaso…

Empecemos por dónde no encontrar un socio. En la familia, entre tus amigos, tu vecino… Suena muy bien. Pero.

¿Dónde puede uno encontrar un gran socio?

En el trabajo. Y no me refiero a que los dos trabajéis en la misma empresa (que también). Si no de forma más amplia en el mundo laboral. 

Puede ser un compañero o puede ser un proveedor o puede ser un cliente o puede ser un competidor. Pero alguien con quien de una forma u otra hayas trabajado. E idealmente alguien con quien ya hayas tenido retos fuertes y hayáis salido de ellos de forma positiva.

Idealmente.

5. Para terminar…mi experiencia

Aquí es donde te cuento lo contrario a todo lo que has leído. 😅

En 2009 monté una empresa en el mundo de las Redes Sociales con…dos buenos amigos de la universidad (buscando perfiles complementarios ;p). Estuvimos más de un año haciendo cosas varias, pivotando, gastándonos algo de dinero en aquel proyecto que no llegó muy lejos. Pero las relaciones no se vieron dañadas y aprendimos bastante. Menos mal.

En 2018 monté Dosplanos con un socio. En un sector que no conocía (la construcción), así que en aquel momento nunca me hubiese metido solo en el tema (combinación de primera y tercera razones para no asociarse…casi hago triplete). 

Pero a nivel personal (valores) encajamos bien y 3 años después nos separamos de buenas maneras (como comentaba en algún correo anterior, seguimos trabajando juntos).

En 2023 espero crear una sociedad independiente para hd1p. Salvo sorpresas, sin socios. Tocará invertir, pero a estas alturas qué menos que aplicar aquello que “predico”.

Estoy seguro de que el correo de hoy da para mucho debate. ¿Te animas a compartir tu experiencia? Si recibo unos cuantos correos entretenidos, aprovecho y la semana que viene creo un agregado de «experiencias varias».

No te olvides – me estoy quedando sin “cuestiones” para abordar los lunes. Anímate y cuéntame un tema del que te gustaría que hablásemos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

hd1p #121 – 10 cosas sobre la compra de pymes

hd1p #121 – 10 cosas sobre la compra de pymes

Volvemos a un tema que me gusta. Ya lo sabes La compraventa de empresas.  Como le voy dedicando tiempo a este tema, pues me pareció interesante ir compartiendo algunos aprendizajes que voy teniendo por el camino. Aunque recuerdo que no soy “experto” en esto (aún...

hd1p #120 – ¿Cuánto aguanta el Excel?

hd1p #120 – ¿Cuánto aguanta el Excel?

Nota inicial: muchas gracias por el mogollón de respuestas al correo de ayer. Me ayudó a pensar en algunos puntos que no había considerado y en general me dejó tranquilo con la dirección por la que estoy yendo. En unos días comparto noticias 🙃....

hd1p #119 – Hoy me ayudas tú

hd1p #119 – Hoy me ayudas tú

No te engaño Son las 22.45 de ayer (asumo que estás leyendo el correo hoy, digo el 26 de abril). No suelo hacer esto. Normalmente tengo los correos escritos para la siguiente semana y la noche antes los releo y hago los últimos ajustes que aseguren que en algún lado...

Email

alejandro@historiasdeunapyme.com

© 2024 Historias de una PYME